lunes, 28 de septiembre de 2009

"LA LEY DE LA DICTADURA ES UNA VERGÜENZA PARA EL MUNDO"


La Presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, participó esta tarde del debate de las comisiones del Senado en torno al proyecto de Ley de Servicios Audiovisuales. En su intervención consideró que la actual Ley de Radiodifusión que fue decretada durante la última dictadura militar "es una vergüenza".
"Esta Ley de la dictadura es una vergüenza para el mundo. No nos tenemos que seguir avergonzando. Nos tenemos que sentir orgullosos de que hubo 156 periodistas que prefirieron morir a callarse la boca", dijo.
Ante el auditorio de legisladores que escuchaban atentamente sus palabras señaló que "las Madres hemos vivido y sufrido en carne propia lo que es esta ley que tenemos que sacar y que nos prohibió hablar".
"Cuando nos llevaban a los hijos, los medios que estamos cuestionando decían que eran terroristas y que estaba bien que los torturaran y los mataran. Y los diarios publicaban: muertos en enfrentamientos, cuando nuestros hijos eran fusilados. Una vez yo misma vi los cuerpos de unos jóvenes colgados de árboles mientras los diarios decían que había muerto en enfrentamientos", recordó la Madre de Plaza de Mayo.
Hebe señaló que la Asociación considera que "tiene que salir esta ley que no es de nadie, pero es de todos los que lo hemos vivido en carne propia".
"Si no estás con esta ley y querés la que está es porque estás con la dictadura sangrienta a la que no vamos a olvidar ni vamos a perdonar", agregó.
Entre otras cosas, Hebe denunció que cuando "secuestraron a tres de nuestras integrantes durante los años de la dictadura, no salió nada en los diarios, y ni les cuento la televisión".
"Todos tenemos derecho a tener un medio, pero por cada diario debe haber diez de los otros o veinte o treinta o cuarenta", y concluyó diciendo: "nuestros hijos nos enseñaron a defender la libertad y aquí estoy para eso".

viernes, 25 de septiembre de 2009

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Palabras de Cristina en la Asamblea General de Naciones Unidas


Señor presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas; señoras y señores presidentes; señoras y señores jefes de delegación: debo confesarles que cuando llegué a esta ciudad para participar en esta Honorable Asamblea tenía pensado iniciar mi intervención con una fuerte apelación a la necesidad de reconstruir el multilateralismo y la cooperación como los dos instrumentos básicos para poder superar lo que hoy constituye, sin lugar a dudas, el tema central en la discusión global, que es la superación de la crisis social y económica. Pero algunos hechos que sucedieron, entre el día lunes y martes, hacen que mi intervención comience contándoles que en Tegucigalpa, República de Honduras, la Embajada de mi país, la República Argentina, hace casi dos días que le han cortado la luz. Y por cierto no es por no haber pagado la cuenta, sino que obedece a razones más graves: al lado de la Embajada de Argentina existe un canal de televisión que transmitiría las noticias de la llegada del Presidente Zelaya a Honduras, de la represión, de las marchas a favor de la restitución democrática y esta ha sido una de las causas. Hemos tenido, en todo caso, más suerte que la embajada de la hermana República de Brasil, a la cual en las primeras horas no solamente la cortaron la luz, sino que también el agua por albergar al presidente constitucional Manuel Zelaya.
Debo decirles, como latinoamericana, que ni en Chile durante la dictadura del general Pinochet, ni en Argentina durante la dictadura de general Jorge Rafael Videla, tal vez las dos dictaduras más cruentas de la América latina hubo un comportamiento similar con embajadas que activamente trabajaban en el asilo de los refugiados. Digo esto porque es imprescindible que tomemos conciencia que si no construimos y diseñamos una estrategia multilateral fuerte, precisa que haga retornar la democracia a Honduras, que ponga en ejercicio efectivo el respeto a los derechos humanos, que asegure que haya elecciones libres y democráticas que solamente se pueden hacer en el marco del respeto a la Constitución estaremos sentando un severo precedente en una región que durante décadas y durante la vigencia de la Doctrina de Seguridad Nacional sufrió interrupciones democráticas, que sesgaron la vida de miles y miles de latinoamericanos, causaron el exilio de otros y provocaron la tragedia social y económica más grave de que se tenga memoria en la región.
Por eso yo apelo, y lo hago porque he participado activamente, desde la Organización de Estados Americanos (OEA) acompañando también al anterior presidente de esta Asamblea, al Padre Miguel D'Escoto a El Salvador para poder realizar una tarea precisamente de salvaguarda de lo que a mi criterio constituyen dos valores básicos que ha logrado construir nuestra región y que son la democracia y la vigencia de los derechos humanos.
Y se me ocurre entonces que multilateralismo significaría también entender que debemos fijar reglas comunes y generales, en este mundo global, que deberán ser aceptadas por todos los países. Porque, en este caso, estamos ante un golpe cívico mediático que ha sido cuidadosamente disimulado o minimizado porque en realidad tiene un sesgo que no hace a lo que ha sido el advenimiento de los gobiernos populares y progresista en la región.
Y creo entonces que definir multilateralismo va a exigir por parte de todos nosotros acciones y reglas concretas para que todos, absolutamente todos tengamos los mismos parámetros a la hora de juzgar conductas y situaciones institucionales.
Ayer también participé del Encuentro Climático, propuesto por el secretario Ban Ki-Moon, de modo tal de poder acercar posiciones en torno a la reunión de Copenhague, que ya está sobre nosotros en 70 días más. Hace 15 años que se sancionó la Convención de este organismo, en materia de riesgo climático y cuidado del medio ambiente, que luego generó el Tratado de Kyoto, precisamente para poder comenzar a hacer respetar aquellas obligaciones a las que estaban sometidas las naciones. A 15 años ni lo uno, ni lo otro ha podido concluir satisfactoriamente. Y ello es fundamentalmente porque, tal vez, las naciones con mayor responsabilidad, en materia de contaminación y emisión de gases y por lo tanto tambièn las que debieran tener la mayor responsabilidad, a la hora de mitigar estas emisiones, tanto en términos de inversión en sus propios países como inversión en los países en vías de desarrollo, tampoco llegan a un acuerdo.
Y me parece a mí, y lo planteaba ayer en un encuentro que manteníamos, la necesidad de entender que la única posibilidad de abordar con éxito la globalización va a ser precisamente fijar reglas comunes que sean respetadas por todas las naciones, por las desarrolladas y también por aquellas que estamos en vías de desarrollo.
Es insoslayable en este marco señalar la situación de nuestro país, la República Argentina, en donde aún tenemos un enclave colonial: nuestras Islas Malvinas que aún sigue sin poder abordarse el tratamiento de la cuestión de soberanía, tal cual lo ha proclamado esta misma Asamblea en numerosas resoluciones, junto al Reino Unido.
Recién, hace muy poco tiempo, hemos podido acordar, a través de un gesto humanitario que estábamos demandando, que los familiares que tienen a sus muertos enterrados en las islas, allá en el Sur, pudieran viajar en avión para poder inaugurar el cenotafio, donde se brinda un homenaje a la memoria de los que combatieron luchando por la Patria.
Todas estas menciones hacen ver la necesidad clara de concebir, entonces, al multilateralismo no solamente como una suerte de declaración retórica que cada año se hace en ámbitos como este o en otros ámbitos multilaterales, sino en efectivos resultados porque si no cada vez va a ser más complicado, y como vemos son cada vez más los problemas sin soluciones ni respuestas. Porque en definitiva el multilateralismo que venimos proclamando irrenunciablemente, desde el año 2003, no se lleva a cabo.
No puedo tampoco dejar de mencionar por ser mi país, junto a los Estados Unidos, los únicos dos países que sufrieron un atentado del terrorismo global, del terrorismo internacional; el primero, en 1992, en la Embajada de Israel; el segundo en la AMIA, cientos de personas murieron como resultados de estos atentados. Me acompañan en esta Asamblea, hoy, el titular de la AMIA, la entidad que fue volada, y familiares que también lo acompañan. En el año 2007, el entonces presidente Kirchner, pidió aquí, a esta Asamblea, a la República Islámica del Irán que accediera a la extradición de funcionarios de ese país que la Justicia argentina reclamaba para poder investigar acabadamente y deslindar responsabilidades en materia de este grave atentado.
El año pasado, aquí mismo, yo volví a solicitar a las autoridades de la República Islámica de Irán que accedieran a este pedido, que en mi país regían garantías constitucionales, que el principio de que nadie es culpable, hasta tanto sea demostrado con sentencia firme es una realidad que se da a lo largo y a lo ancho de mi país, que hay garantías de libertad, de justicia, de administración de justicia. Sin embargo, nada de esto ocurrió, sino que este año precisamente uno de los funcionarios, cuya extradición era solicitada por el fiscal que interviene en la causa, fue ascendido al grado de ministro.
Yo sé que tal vez dentro de cuatro, cinco o quince oradores, haga uso de la palabra el señor Presidente de la República Islámica del Irán. Seguramente, volverá, tal vez, a negar tragedias históricas que Occidente ha sufrido durante el siglo XX; seguramente invocará la amenaza de otros imperialismos y seguramente también invocará a Dios.
Yo quiero decirle que mi país, la República Argentina, no es ni por historia ni por convicción un país imperialista. Es un país que, al contrario, ha sufrido en su origen el rigor colonial y también sufrió, durante el mundo bipolar, la Doctrina de la Seguridad Nacional.
Quiero decirle que yo también como él creo en Dios, tal vez en credos diferentes, pero que, en definitiva, creo que ninguno de los dos creemos que Dios pueda obligarnos a proferir amenazas o a no cumplir con la Justicia.
Por eso, humildemente, como Presidenta de la República Argentina, voy a volver a reiterar una vez más ese pedido de lograr que los funcionarios a los cuales la Justicia argentina les asigna responsabilidades, puedan ser extraditados, no para ser condenados, sino para ser juzgados y para poder hacer uso de todos los derechos y garantías que tienen todos los ciudadanos argentinos y extranjeros en nuestro país, garantías que da la democracia y, además, un Gobierno que ha hecho de la defensa irrestricta de los derechos humanos su ADN institucional e histórico.
Yo no quiero terminar sin referirme a tres hechos que considero muy positivos y que quiero compartirlos con ustedes en el día de hoy.
El primero sucedió hace muy poco tiempo en mi país, el 9 de septiembre, cuando la República Argentina fue visitada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, su presidenta y la presidenta de la Corte. Treinta años después de la primera visita de esa Corte durante la dictadura que fue, precisamente, a investigar los crímenes que se estaban cometiendo y a tomarle denuncia a los ciudadanos argentinos, entre ellos a nuestro Canciller que hoy me acompaña y que en ese momento estaba preso como su padre, para poder dar testimonio de las graves violaciones que en ese momento se vivían durante la dictadura.
Treinta años después, esos hombres que integraban aquella Comisión con estas mujeres que hoy conforman la Comisión, vinieron a una Argentina donde los criminales, genocidas de la dictadura están siendo juzgados de acuerdo con la Constitución y por los jueces de la Constitución.
Arribamos también a un acuerdo con la Corte Interamericana para enviar al Congreso, cosa que ya he hecho, un proyecto de ley para eliminar el delito de calumnias e injurias sobre los periodistas. Un homenaje a la libertad de prensa, a la libertad de expresión pero, fundamentalmente, creo que debe ser entendido a todos los ciudadanos. Repugna que en el siglo XXI alguien pueda ser condenado a prisión por decir algo y expresarlo libremente.
También hemos llegado al acuerdo para enviar sendos proyectos de leyes, que ya hemos hecho, para contribuir a la recuperación de los niños nacidos en cautiverio durante la dictadura con normas que aseguren el respeto a ellos que han sido víctimas pero también el derecho colectivo de la sociedad a conocer la identidad.
La segunda cuestión que quiero compartir con ustedes, es que he escuchado hoy al Presidente de los Estado Unidos hablar sobre un tema que es crucial en la seguridad y en la paz mundial, también en los derechos del pueblo palestino y también pieza clave en una estrategia contra el terrorismo internacional que una vez condenamos como siempre lo hemos hecho.
Realmente satisface, es una caricia al alma escuchar en boca del Presidente de los Estados Unidos de América la necesidad de que el pueblo palestino viva en su territorio sin ningún tipo de asentamientos y también el derecho, obviamente, de los ciudadanos de Israel de vivir en paz dentro de su frontera.
Pero las expresiones del señor Presidente, como así también el mensaje que oportunamente diera en la Universidad de El Cairo y que seguramente muchos de ustedes habrán seguido con interés, nos coloca en una situación que tal vez hace muchos años no teníamos y que era la posibilidad de abordar, espero que con éxito, negociaciones entre la Autoridad Palestina y el Gobierno de Israel para reencausar, finalmente, este tema clave en la seguridad y paz mundial que es la cuestión Palestina.
Finalmente, quiero decirles que, como miembro del G-20, que se reúne mañana en Pittsburgh, también solicitamos la presencia de otro organismo multilateral para ser escuchado en estas reuniones, la presencia de la Organización Internacional del Trabajo.
En las dos reuniones que mantuvo el G-20, se habló mucho del problema financiero, pero nosotros sosteníamos y sostenemos que una de las claves es volver a hablar sobre la economía real y por eso creímos oportuno que trabajadores y empresarios, como verdaderos actores de la economía real y como verdaderos instrumentos para poder reactivar la economía, deben ser escuchados también en esos ámbitos junto a las autoridades de los organismos multilaterales de crédito o del Banco Mundial.
Sinceramente estamos convencidos que es necesario construir una nueva multilateralidad en la que realmente todos estemos en igualdad de condiciones, donde el manual del curso a seguir y de las obligaciones y de los derechos, sea igual para los países ricos que para los países pobres, que también sean iguales los derechos y responsabilidades que tienen las naciones en desarrollo y las que también tienen las que están en vías de desarrollo.
Concebimos entonces esta necesidad de reglas de juego parejas para todo el mundo como una de las condiciones básicas en tener éxito en la construcción de la multilateralidad.
Si no logramos esto, continuaremos con ejercicios de retórica año a año, pero tal vez sin lograr los resultados que ya no constituyen un derecho sino una obligación por parte de todos los que integramos este Cuerpo.
Por eso y para terminar: democracia, vigencia de los derechos humanos, reglas similares para todos los países del mundo, son las tres claves para construir una nueva multilateralidad y que estas tres exigencias sean iguales y parejas para todos, pero, sobre todo, para aquellos que por acción propia y por desarrollo social y económico, lideran los grandes países desarrollados del mundo.
Es obvio que quien más responsabilidad tiene, quien mayor liderazgo ha conseguido construir a partir de poderío militar, tecnológico, económico y también tal vez cultural, tiene también la obligación de ejercer esos liderazgos en forma responsable.
Esto es lo que desde los países en vías de desarrollo emergentes, sentimos y demandamos hacia las grandes naciones del mundo en cuanto a la necesidad y responsabilidad de construir ese mundo que, seguramente, todos repetimos en nuestros discursos, pero que es necesario construir todos los días en nuestras decisiones y en nuestras acciones concretas.

Muchas gracias y buenas tardes.

martes, 22 de septiembre de 2009

lunes, 21 de septiembre de 2009

Who's that girl?

-Who's that girl?
- is the president of Argentina, Cristina Fernadez
- is a genius
Claro que si!, amigos imperialistas esa mujer es un genio y es nuestra Presidenta, que da cátedra cuando habla, es un cuadrazo político, y así es como ustedes pudieron apreciar, sin leer un solo papelito.
Cristina es su primer día en Nueva York , como siempre tuvo una agenda a full, se reunió con el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitzel y también con el titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, al que dejo así de chiquitito:

Pero eso no fue todo porque el titular de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Enrique Iglesias, se reunió con la presidenta Cristina Fernández, y le confirmó que Mar del Plata será la sede de la Cumbre Iberoamericana de 2010.
Y que más?
Ah, se hizo un tiempito y mantuvo un diálogo telefónico con la canciller hondureña designada por el presidente constitucional de ese país, Juan Manuel Zelaya, quien le confirmó que el presidente estaba de regreso en Honduras.
Y como le quedaba un rato libre la presidenta Cristina Fernández disertó en la Universidad de Columbia de los Estados Unidos, en el marco del foro de líderes mundiales organizado por esa Casa de Estudios. Allí abogó por la creación de organismos que financien el desarrollo social de los países emergentes.

Hasta tuvo tiempo de contestar preguntas luego de la disertación, y adivinen sobre que le preguntaron?, acertaron, sobre la ley de medios, y como siempre nuestra genia, idola, les dió una respuesta para que tengan, guarden y repartan. Aca les va:
PREGUNTA.- En Latinoamérica se habla de manipular las entradas en la publicidad para que prevalezca la opinión del gobierno y para que sea mucho más fácil entender los temas, que algunos también estén de acuerdo y traten de desmantelar los conglomerados de los medios para crear organizaciones más pequeñas y resistentes. Estas preguntas tienen que ver con los medios y la legislación.

PRESIDENTA.- Me parece un tema fantástico, pero no solamente en Argentina, sino también en toda América latina.

En Argentina se está debatiendo en estos momentos una Ley de Servicios de Medios Audiovisuales que sustituye a la ley vigente. La ley vigente en materia de medios audiovisuales se llama Ley de Radiodifusión, para que ustedes tengan la idea de lo vetusta y antigua que es la norma, pero además tiene un origen que es mucho peor que la vetustez del término.

Es una ley que fue sancionada por el dictador Jorge Rafael Videla. Para que ustedes tengan una idea, la autoridad de aplicación en materia de servicios audiovisuales, es decir, de televisión y de radio en la Argentina, es dirigida por un interventor y el directorio del Comfer todavía estaría integrado por miembros de las Fuerzas Armadas y miembros de la Secretaría de Inteligencia del Estado. Esta es la autoridad de aplicación vigente hoy en la Argentina.

¿Qué estamos proponiendo en la nueva de Ley de Medios Audiovisuales, que es profundamente desmonopolizadora? Porque también debemos decir que el 73 por ciento -y quiero repetir el número para que quede claro-, el 73 por ciento de las licencias en materia radiofónica, televisiva y de cable, porque en nuestro país el cable cubre el 60 por ciento de la población, pertenecen a una sola empresa que, además, es propietaria también de diarios.

Tengo entendido que aquí en los Estados Unidos de Norteamérica, quien es propietario de un diario no puede ser propietario, por ejemplo, ni de canales de televisión ni de radios, que hay una incompatibilidad absoluta. Por ejemplo, The Washington Post, New York Times, Los Angeles Times, no podrían ser propietarios de una cadena de televisión ni de una cadena de radio. Esto en la Argentina no sucede.

De cualquier manera, nuestra Ley de Medios Audiovisuales no contempla esta incompatibilidad absoluta que sí contempla la legislación vigente en los Estados Unidos porque se refiere, precisamente, a eso, a medios audiovisuales. Todo lo que sea material periodístico gráfico, como diarios, revistas, etcétera no entra y es materia regulable.

Esta ley, además, en ningún momento hace mención a los contenidos que debe tener la información.

Había otros proyectos que hablaban de que la información debía ser veraz, que debía respetar la imagen...Esto nosotros lo entendemos como una verdadera, digamos, limitación a la libertad de expresión y, por lo tanto, la ley solamente hace mención al tema de la concentración, o sea, -y lo copiamos de aquí de los Estados Unidos- los modelos de cuánto se puede tener de licencias de radio o de televisión de acuerdo con la cobertura geográfica y de acuerdo con la cobertura de audiencia. A punto tal que todos los artículos de la ley están comentados.

No sé si acá habrá alumnos de Derecho, pero ustedes saben que el Código Napoleónico estableció el sistema de notas a cada artículo. ¿Qué significa esto? Que cada artículo de un determinado Código al pie tiene el origen de la fuente de esa norma y explica la razón de ella. En nuestro país la única ley anotada, o sea la única ley comentada, es el Código Civil de Velez Sarsfield, que es del siglo XIX y que fue sancionado a libro cerrado.

Para que ustedes tengan una idea, ese Código Civil regula sobre el patrimonio, los derechos personales y todo lo que hace a la identidad, propiedad y derechos de familia de los argentinos. Fue, reitero, aprobado a libro cerrado, lo que no quita que haya sido un buen instrumento.

Esta ley, en realidad, no es un proyecto del Gobierno, sino que es un viejo proyecto que viene siendo impulsado por distintas ONGs, periodistas, distintos sindicatos, todas las universidades también apoyan esta ley, en lo que se constituyó y se denominó como "Coalición Democrática" hace más de cinco años y que agrupa a universidades, asociaciones de actores, de directores de cine, en fin, personas tan prestigiosas como nuestro Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, en fin, personalidades artísticas, intelectuales que han apoyado esta ley.

Yo digo siempre dos cosas: hay dos leyes que han sido impulsadas por este Gobierno pero que no le pertenecen a él. Una, fue la Ley de Anulación de las Leyes de la Impunidad, las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, que permitían que quienes habían delinquido y violado ferozmente los derechos humanos durante la dictadura quedaran sin pena y en libertad. Y la otra ley, que tampoco le pertenece a este Gobierno porque la tomó precisamente de la sociedad, es esta ley a la que presenté el día de 18 de marzo de este año y en la que constituimos también en un procedimiento inédito en materia de discusión de leyes, porque obviamente en la Argentina como aquí, las leyes se discuten en el Parlamento, pero previamente se constituyeron 25 foros sociales comunicados y publicitados a lo largo y a lo ancho del país donde periodistas, estudiantes, profesionales, en todo el país tuvieron la oportunidad de discutir este anteproyecto que yo había presentado y que tuvo en ese lapso 138 modificaciones, que se sumaron a las otras modificaciones que hubo en la primera parte del debate parlamentario, que es en la Cámara de Diputados, donde se ha obtenido media sanción.

Paralelamente también, he remitido como Presidenta de los argentinos al Parlamento Argentino, en un acuerdo con la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la despenalización del delito de calumnias e injurias para periodistas.

Recuero que aquí en Estados Unidos, no hace mucho tiempo fue detenida y juzgada una periodista del New York Times por no haber revelado su fuente y creo que estuvo presa y detenida. Bueno, esto en mi país jamás ha sucedido, no por lo menos durante la democracia; durante la dictadura si hubo más de 140 periodistas detenidos desaparecidos.

Esto realmente revela el grado de libertad absoluta que hay en mi país; lo comentábamos el otro día precisamente con la presidenta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y con la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que fueron a visitar mi país luego de 30 años, en 1979, cuando, a instancias de denuncias de familiares y con el apoyo muy fuerte del entonces presidente Jimmy Carter y de Patricia Derian, su secretaria, visitaban la Argentina.

Ese señor que está sentado allí, de pelo blanco y que es el Canciller, era entonces preso de la dictadura y él testimonió ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, su padre también estaba preso en otra cárcel.

Así que, este es nuestro compromiso con las libertades públicas, con las libertades de expresión y creo que están en nuestro propio ADN.

Es más, comentaba el otro día con los legisladores, que espero que la Cámara modifique y amplíe la despenalización del delito de calumnias e injurias para todos los ciudadanos. Porque me revela que en el siglo XXI alguien puede estar preso por decir algo, aunque ese algo sea la mentira más grande del mundo, creo que tiene derecho a decirla. En todo caso deberá responder civilmente, pecuniariamente, o sea con su patrimonio, si es que le ha provocado daño a alguien como corresponde a toda sociedad civilizada.

Ahora permítame plantear el tema que usted mencionaba que es el tema de lo mediático y Latinoamérica.

Hoy, en estos momentos, se encuentra en Honduras el presidente Manuel Zelaya. (APLAUSOS) ¿Y por qué lo vinculo con esto de los mediático y las libertades de prensa y las concentraciones mediáticas en la región?

Cuando hoy por la mañana estaba reunida con el ex presidente del BID y actual Secretario Iberoamericano Enrique Iglesias, me llamó la Canciller hondureña, la verdadera, la nombrada por Zelaya, Patricia Rodas, para avisarme que Zelaya estaba en Tegucigalpa, Capital de Honduras, porque había decidido ir nuevamente a su tierra como presidente legítimo, como presidente constitucional, como presidente electo por la voluntad del pueblo.

Pero Zelaya no fue destituido por un golpe militar, como sucedía en las viejas dictaduras latinoamericanas cuando todavía reinaba la Doctrina de la Seguridad Nacional en América latina y teníamos un mundo dividido, bipolar, Este-Oeste, Rusia-Estados Unidos, donde la Doctrina de la Seguridad Nacional aseguraba, a través de golpes de Estado, el control absoluto de las sociedades.

Zelaya fue destituido por un
golpe cívico-mediático, porque las nuevas fuerzas, que muchas veces impulsan movimientos destituyentes en las democracias latinoamericanas, que han logrado dar a sus ciudadanos derechos, crecimiento económico, que tal vez perjudican en algo la riqueza o el dominios de sus elites, cuentan tal vez con nuevos tipo de concentraciones que no son de carácter militar, sino que manipulan u ocultan también la información.

El día que el presidente Zelaya era detenido en pijamas en su casa, subido a un helicóptero, que además aterrizó en la base militar americana que se encuentra en territorio hondureño antes de ser depositado en Costa Rica, las principales cadenas mediáticas de Honduras transmitían dibujitos animados a los hondureños.

Creo que realmente la libertad de prensa y la libertad de expresión no pueden ser cabeza
o titular de ellas las grandes empresas económicas dueñas de los grandes medios de comunicación.

Creo que la libertad de expresión, la libertad de pensamiento, debe estar en cabeza de quienes son sus verdaderos titulares, que son los ciudadanos que son los que tienen derecho a conocer toda la información. Porque, es cierto que una información puede ser la tapa de un diario, pero también es cierto que muchas veces se tapan las informaciones de los propios centros mediáticos.

Digo, entonces, que en el caso de nuestro país la República Argentina, cualquiera que lee un diario o escucha un canal de televisión y escuchan hablar de la Presidenta o del Gobierno, podrá advertir el grado de libertad absoluta. Nunca, y como dije el otro día en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, desafío a cualquier archivo, a cualquier memoria, a cualquier registro que alguna haya habido tal grado de libertad -y les digo que me encanta- para hablar, criticar, oponerse a un gobierno como el que hubo durante la gestión de esta primera, como dijera el presidente de la Universidad, Presidenta mujer. ¿Y saben qué? Lo prefiero, prefiero mil millones de mentiras, mil millones de difamaciones ¿y saben por qué? Por me crié en una sociedad y me incorporé a la vida política donde en las tapas de los diarios nadie contaba lo que pasaba, no había muertos, no había desaparecidos. Y si uno viera las tapas de algunos diarios luego del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, advertiría el grado de complicidad que tuvo aquella dictadura en los grandes medios para poder ser tal. (APLAUSOS)

Por eso, creo que nos debemos un gran debate, yo sé que esta Universidad tiene un think tank en materia de Ciencias de la Comunicación muy importante, muy sólido y creo que nos debemos dar el gran debate acerca de la información, acerca de la posibilidad de que los ciudadanos sean informados sin estar contaminada la información, no por la prédica del Gobierno, que obviamente no es dueño de los medios de comunicación, porque, en definitiva, todos los medios son de carácter privado salvo un canal o radio estatal, sino contaminados por los grandes intereses económicos que operan también a través de los medios de comunicación ocultando cosas y muchas veces impulsando a que las sociedades también apoyen o tomen decisiones en base a informaciones falsas como, por ejemplo, fue el tema de las famosas armas químicas en el cual todo el mundo creyó y que, finalmente, nunca nadie comprobó y que finalmente se descubrió que era un gran fraude. Por eso, la necesidad y la expresión de cambio de la sociedad americana cuando eligió presidente eligiendo un cambio.

Sé que es una intervención extensa para una pregunta y que hay muchas más, pero me interesaba hacerla de esta manera porque creo que, de la misma forma en que planteo el tema de la necesidad de repensar nuevos modelos en materia económica y social, es necesario también repensar con todos en las formas de la comunicación y en las formas de poder a la misma, con absoluta libertad, pero que esa libertad sea, precisamente, la de poder escuchar todas las voces todo el tiempo.


jueves, 17 de septiembre de 2009

A un paso de la libertad.


En un día histórico la Cámara de Diputados aprobó en las primeras horas de hoy y giró al Senado el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual impulsado por el gobierno nacional, con 147 votos afirmativos, cuatro negativos y una abstención.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

"Han sido décadas y décadas de olvido, de entrega y también de traiciones al pueblo y a los objetivos del país y de la Nación."


La Fundación Madres de Plaza de Mayo inauguró, junto a la Presidenta Cristina, el hospital “Doctor Ezequiel Paulino Morantes”, en la localidad de Avia Terai, Chaco, construido en el marco de la Misión “Sueños Compartidos”.
El centro de salud se propone mejorar las condiciones de vida de la población que, como ya es conocido, padece enfermedades vinculadas a la desnutrición y a las malas condiciones sanitarias. El Hospital, totalmente equipado y acondicionado con la última tecnología, tiene 1800 metros cuadrados cubiertos, 22 camas disponibles para internación, un quirógrafo de cirugías intermedias y consultorios externos. Cuenta, además, con Sala de Maternidad, Sala de Rayos X, salas de internación con baños privados y todas las comodidades, tanto para los profesionales de la medicina como los pacientes que allí se alberguen.
Luego de la declaración de “emergencia sanitaria” en la región, la Fundación se autoimpuso la construcción inmediata de puestos sanitarios, centros de atención primaria en salud y hospitales en toda la provincia. Además, la Misión viene desarrollando diversos proyectos de construcción de viviendas en la provincia.
La Presidenta felicitó que la obra se haya levantado en cien días, junto al hospital de Santa Silvina, y mostró todo su agradecimiento a Hebe y las Madres “por haber transformado el dolor y la pérdida irreparable y definitiva en obras".
Dijo Cristina: " quiero decirles hoy aquí, en Avia Terai, provincia del Chaco, que la Argentina y esta Presidenta están indisolublemente unidas en la voluntad de cambio y de ayuda a los que menos tienen.
Mi compromiso con ustedes es por una Argentina olvidada, por una Argentina que no aparece en los medios, que no aparece en la portada de los diarios pero que aquí está, en este hospital en cual van a poder trabajar esas enfermeras, esos médicos, esas cocineras que hoy me abrazaban y me agradecían esta obra. No me lo tienen que agradecer a mí, no, esto lo construyeron ustedes, esto es de ustedes, que nadie se los venga a facturar, nadie, que nadie nunca más les facture nada a ningún argentino, porque ustedes, que han sido siempre los olvidados de la tierra, se merecen esto y mucho más.
En todo caso, la que tiene que pedir disculpas soy yo por no haber llegado el Estado argentino mucho antes aquí y que recién ahora estemos construyendo las primeras cuadras de pavimento o un hospital como el que ustedes se merecían.
Falta mucho, hemos hecho mucho pero falta más todavía, porque siempre las necesidades y las demandas son más que la propia capacidad de trabajo que podemos exhibir. Es que han sido décadas y décadas de olvido, de entrega y también de traiciones al pueblo y a los objetivos del país y de la Nación. "

lunes, 14 de septiembre de 2009

viernes, 11 de septiembre de 2009

11 de septiembre día de La Maestra.

Feliz día MAESTRA! y no solo porque das cátedra cuando hablas, sino , porque este es el gobierno que más ha invertido en educación en toda la historia de este bendito País.
Feliz día Cristina!

jueves, 10 de septiembre de 2009

"Los insultos, los agravios, las descalificaciones, por más originales y hasta divertidos parezcan, no les solucionan el problema a nadie"


Cristina firmó esta tarde el acuerdo por el cual se dispuso la apertura permanente de los registros de exportación de trigo y maíz. La medida se pone en práctica como consecuencia de haberse garantizado la provisión del mercado interno tanto para este año como para el próximo. La decisión permitirá el normal funcionamiento de los mercados a futuro, dándole al productor un precio de referencia en las pizarras de las bolsas de cereales a nivel nacional, necesario al momento de decidir la siembra de ambos cultivos.
Asimismo, la Mandataria anunció la eliminación de los derechos de exportación para los pequeños y medianos productores de trigo y maíz.

Dijo Cristina:
"Ayer me tocó vivir momentos realmente muy emotivos, a 30 metros de la frontera con Brasil, en San Pedro provincia de Misiones, donde fui con motivo del tornado que causó 10 víctimas, por lo menos hasta hoy eran 10 víctimas, y me tocó recorrer toda la zona donde viven de agricultura familiar estrictamente, con huertas, con chanchos, con vacas, seguramente una estadística los registraría como indigentes o pobres porque no tienen los ingresos monetarios que justificarían una ubicación en un ranking de indigencia de pobreza, pero en realidad viven de una agricultura absolutamente familiar.
Estuve charlando con un chico que había perdido a sus dos hermanitos y a un sobrinito, que me contaba -y me contaron- que todavía presa por la emoción de lo que le había sucedido no se detuvo ni a llorar ni a lamentarse sino que tomó una motosierra y salió a ayudar a los vecinos a cortar los troncos de los árboles que habían caído producto del tornado sobre las casas o sobre la ruta, hizo ese esfuerzo. Cuando lo vi en el centro de refugiados que había allí en la escuela que había quedado en pie un poco más adelante, porque había tomado dos escuelas, además de pedirme ayuda para ir a ver a su otro hermanito que estaba internado en Posadas operado de gravedad, me pidió cómo podía hacer para volver a tener las seis vacas que se habían muerto y que eran las que junto con los chanchos, las gallinas, la huerta familiar, permitían la subsistencia en una agricultura familiar, que no vayan a creer que se da únicamente en Misiones sino se da en miles y miles de argentinos y en una geografía muy extensa, sobre todo en lo que es NEA y NOA.
Y yo digo que los que han sido y los que hemos sido más favorecidos porque lo trabajamos, porque lo heredamos, porque lo conseguimos, por lo que fuera, tenemos una obligación moral creo además, si se me permite, de entender que hay una Argentina que necesita que aquellos que son los responsables de generar riqueza y aquellos que somos los responsables de articular las políticas para que todo concuerde y podamos entre todos construir una Argentina mejor, como lo hemos hecho en estos últimos seis años, con diferencias, con matices, pero yo creo que nadie, nadie honestamente, puede ponerse una mano en corazón o en el bolsillo y decir que no ha ganado mucho dinero, sobre todo en el tema de producción agrícola en estos seis años; también en industria y también lo que progresaron los trabajadores que pueden tener un trabajo, todos los sectores hemos tenido un adelanto muy grande.
Entonces yo digo, este esfuerzo que se hizo durante todo este tiempo merece, la verdad, una dirigencia que aún con diferencias, aún con intereses contrapuestos -que siempre los hay, es imposible que todos los intereses coincidían todo el tiempo- hagamos el esfuerzo de no perder ganas, estímulos, ideas en enfrentamientos, en discusiones, sino precisamente ponernos a trabajar cada uno para que podamos estar todos un poco mejor. Estos acuerdos que hoy llevamos adelante, el acuerdo con exportadores y harineros, que costó mucho tiempo, que costó diferencias, que nos pusimos de acuerdo finalmente; también esta señal clara, concreta, puntual, de un gobierno que quiere a ayudar a los pequeños y medianos productores de dos cultivos tradicionales en nuestro país como son el maíz y el trigo, son señales pero son gestos muy claros y concretos que están en esa dirección. Y yo espero sinceramente que todos los argentinos que tienen una responsabilidad de representación política, institucional, sectorial, y también los hombres y mujeres que son los que producen, los que se levantan todos los días temprano en su campo, en su chacra a trabajar, entendamos la necesidad de poder articular acuerdos de esta naturaleza, porque podemos sino perder una fantástica oportunidad de que en un mundo en crisis, en un mundo con severos volatilidades en materia económica, las oportunidades que la Argentina tiene como un productor de alimentos y al que habrá que agregarle valor cada vez más.

Por eso en nombre de estos chicos que me tocó ver ayer en Misiones y de tantos otros miles de Leandros Dos Santos que deben estar a lo largo y a lo ancho del país, debemos hacer el esfuerzo de acordar mecanismos, procedimientos en los cuales todos sintamos que el esfuerzo que estamos poniendo, fiscal por parte del Estado, del productor que invierte, que trabaja, que está mirando al cielo para ver si llueve y que de eso depende también su producción, todos tengamos esa voluntad y esa actitud diferente de poder ponernos de acuerdo, que es lo que en definitiva debemos hacer para seguir trabajando. No a ver quién dice la frase más hiriente o el insulto más original. Los insultos, los agravios, las descalificaciones, por más originales y hasta divertidos que a alguno le parezcan, por más centímetros que merezcan en los diarios, por más espacios en la radio o la televisión, no les solucionan el problema a nadie. En todo caso servirá para que alguien que le gusta mirarse en televisión o leerse en los diarios se sienta la mañana un poco más feliz.
Pero lo importante no es que cada uno de nosotros nos sintamos felices porque hicimos algo que nos parece que nos favorece sino que los demás, a los que decimos representar, también tengan los beneficios concretos de lo que significan políticas desde el Estado y acuerdos del Estado que podemos llevar adelante para mejorar nuestra producción, a nuestros productores, a nuestra economía y a nuestro país. Porque lo uno no va sin lo otro, acuérdense cómo les fue a todos cuando al país y a sus finanzas les iba mal, finalmente todos terminaron pagando."

martes, 8 de septiembre de 2009

Republica Unida de la Soja: Los que se puede y lo que no

Republica Unida de la Soja: Los que se puede y lo que no
Raúl Degrossi dice:

Se puede criticar al gobierno, a la presidenta, a los funcionarios, a los jueces, a los empresarios, a los sindicalistas y hasta al Papa, porque eso es libertad de expresión.
No se puede cuestionar un artículo, una nota, un editorial, a un periodista o la orientación de un medio de comunicación, porque eso es censura.

Se puede mostrar a personas desnudas en el cine, en teatro, en televisión e Internet, aunque sean de menores de edad y esté penado por las leyes, o vaya en contra de sus derechos.
No se puede mostrar el rostro del principal ejecutivo del Grupo Clarín, porque eso es un ataque a la libertad de prensa, abusando de una persona enferma.

Se puede conocer el patrimonio de los funcionarios públicos, desde la Presidenta para abajo, accediendo por Internet a sus declaraciones juradas.
No se puede conocer en detalle quienes son los verdaderos propietarios de algunos medios de comunicación, o cuanto ganan mensualmente algunos periodistas estrella de la radio y la televisión que pontifican sobre la honestidad, la ética y la transparencia.

Se puede conocer en cuanto se han enriquecido los funcionarios públicos durante el ejercicio de sus funciones, analizar si lo han hecho en forma ilícita a partir de sus ingresos declarados, y hasta llevarlos a juicio si se presume que lo han hecho en forma ilícita.
No se puede saber a ciencia cierta cuanto dinero facturan los grandes grupos económicos que dominan el negocio de la comunicación, si pagan regularmente los (pocos) impuestos que les corresponden, y si han declarado al fisco todos sus activos en el exterior.

Se puede echar sombra sobre la honestidad de los legisladores que votan de un determinado modo en el Congreso, si el sentido de su voto (aunque haya sido negativo) favorece la sanción de una iniciativa promovida por el gobierno.
No se puede ni siquiera dudar en público o por escrito de los motivos que convencieron a los legisladores de votar la ley de protección de empresas culturales, que salvó de la quiebra a un connotado grupo de multimedios, o a un presidente de disponer por decreto la pesificación de deudas en dólares que licuó los pasivos de ése mismo grupo.

Se puede conocer en detalle la lista de los periodistas perseguidos, secuestrados, torturados, desaparecidos o muertos por la última dictadura militar.
No se puede conocer la lista de los periodistas que durante años obtuvieron el beneficio de gozar de jugosos sobresueldos pagados con fondos reservados de la SIDE, para elogiar al gobierno de turno, u ocultar sus errores y corruptelas.

Se puede intentar la búsqueda de la verdad histórica y la justicia por los horrores de la dictadura, venciendo todo tipo de obstáculos, y permitir que más de cien chicos conozcan su verdadera identidad.
No se puede saber a ciencia cierta si los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble son o no hijos de desaparecidos ilegítimamente apropiados.

Se puede conocer hasta el más mínimo detalle de las quejas y reclamos al gobierno de la Mesa de Enlace, la UIA, la Unión Industrial, los bancos o cualquier otro grupo de presión, incluso hasta de origen sindical según quien sea el que lo formule, porque son legítimas demandas de la sociedad.
No se puede saber en que condiciones trabajan los empleados de los medios de comunicación, si sus patrones respetan las leyes laborales, si han sido justamente despedidos cuando lo son, si se les pagan las indemnizaciones o se les otorgan aumentos de sueldo o los reclaman, porque ninguna información sobre eso circula en los medios de comunicación.

Se pueden invocar todos los pactos y tratados internacionales de derechos humanos para defender nuestros derechos, incorporarlos a la Constitución Nacional para darles más valor y, en base a ellos, derribar las leyes que construyeron un muro de impunidad para los crímenes de la dictadura.
No se puede aplicar, invocar, legislar ni reglamentar el derecho de réplica que esos mismos pactos consagran, porque es considerado atentatorio de la libertad de expresión.

Se puede investigar a fondo como una empresa, un negocio o un servicio son privatizados o concedidos, o vuelven a la órbita del Estado, quienes y en que condiciones los compraron o vendieron, cuanto pagaron o les pagaron por hacerlo.
No se puede saber con detalle en que condiciones los dos principales diarios del país obtuvieron de la dictadura el control monopólico de la mayor proveedora de papel para impresión del país, y en que condiciones lo venden al resto de los diarios aprovechando esa condición dominante.

Se pueden utilizar los medios para insultar, agredir, descalificar, injuriar, mentir, ocultar, extorsionar, operar para obtener una medida del gobierno o para impedirla, todo claro está adornado con el bello nombre de la libertad de prensa.
No se puede usar la palabra Clarín en un blog.

Se puede cuestionar, discutir, debatir y poner en tela de juicio todas y cada una de las decisiones de éste gobierno y de todos los anteriores y los que lo sucederán, criticando su oportunidad, su acierto, sus intenciones, sus contenidos y sus resultados.
No se puede discutir, en democracia y por el Congreso, una ley que reglamente el funcionamiento de los medios de comunicación audiovisual, porque es un intento despótico de controlar al periodismo independiente.

Viendo todo lo que se puede y lo que no se puede hacer me pregunto: ¿por qué razón siguen llamando al periodismo, la prensa o los medios de comunicación “el cuarto poder”?

¿Cuáles son los otros tres que están por encima de ellos?

lunes, 7 de septiembre de 2009

"El gobierno que más viviendas ha entregado en toda la historia"

Cristina estuvo en La Rioja entregando 501 nuevas viviendas, que se suman a las más de 375.000 soluciones habitacionales ya concretadas lo que nos convierte, con orgullo, en el gobierno que más viviendas ha entregado en toda la historia, que más soluciones ha dado a los argentinos.

jueves, 3 de septiembre de 2009

"Creo profundamente en mi país, en un proyecto de nación"


Palabras de la Presidenta en expo industrial y encuentro de mujeres en Berazategui

..."En la historia de las sociedades quedan, creo para bien o para mal, aquellos que han sido capaces, no en términos personales, sino en términos colectivos de crear proyectos de país. Nunca creí en los proyectos personales, es más, detesto todo lo que sea personalismo. Creo profundamente en mi país, en un proyecto de nación y por eso, desde muy joven, luché por esas cosas, por construir colectivamente, por el no hablar en primera persona del singular sino en primera persona del plural: nosotros, los argentinos, los que no tenemos ideas iguales pero que queremos vivir en un país mejor, los que por ahí discutimos, porque tenemos puntos de vista diferentes acerca de tal o cual cuestión, pero que tenemos que aprender a procesar cada una de nuestras diferencias sin que estas diferencias impliquen negar al otro o poner obstáculos para que el país siga creciendo.

Tenemos que saber que los argentinos hemos sido bendecidos con un país fantástico, con recursos maravillosos, que no son mérito nuestro, son mérito de Dios. En todo caso tenemos que saber aprovecharlos mejor aún más y saber que tenemos que hacerlo, además, para lograr que cada día más argentinos, más argentinas, más hombres, más mujeres, más jóvenes, más ancianos, tengan la posibilidad de vivir en una Argentina más justa y más equitativa. Y esto, mis queridos amigos y amigas, solamente se logra generando cada vez más puestos de trabajo.
Hoy la mejor inversión es combatir la pobreza y la pobreza, no se combate con planes sociales, se combate con trabajo, generando inversiones, abriendo fábricas, comercios, prestando mejores servicios y teniendo cada vez más usuarios, más consumidores, más trabajadores y mejores salarios y mejores jubilaciones.

Esta es la clave porque estamos, como lo dije el otro día en el encuentro del CAME, en una etapa post industrial del capitalismo; aquella que se basó en la explotación del hombre y en acumular riqueza en base a la miseria que vivían otros, se acabó y se terminó.
Debemos entender que estamos en una nueva fase civilizatoria en la cual es necesario que haya cada vez más trabajadores, más usuarios, más consumidores, más economía real y en eso está el compromiso de esta Presidenta, el compromiso de ese Gobernador que ustedes ven sentado allí, de ese Intendente, de esa Ministra de la Producción, de ese Ministro de Producción de la Provincia, de todos, hombres y mujeres de la Nación, de la Provincia y de la Municipalidad.
Porque, ¿saben qué? Hemos hecho el aprendizaje de que no puede irle bien a un municipio si le va mal a la provincia en la que ese municipio está y que tampoco le va a ir bien a una provincia si el país en el cual está esa provincia le va mal.
No es que lo hagamos de buenos, es que nos avivamos directamente de que la cosa es así, que pasa por una línea directriz, un vector general que va desde el primer escalón político institucional, el municipio, y termina en la cabeza de la Presidencia y vuelve a bajar en medidas y en interacción permanente, conjunta y solidaria y de eso se trata gobernar aquí y en todas partes."

"La política es el instrumento más importante para revertir las crisis"


Cristina estuvo en el acto de inauguración de la V CUMBRE DE ALCALDES, en la ciudad de Mar del Plata y allí expresó:
..."quiero contarles la experiencia en nuestro país en el año 2003 cuando parecía que nada podía hacerse y nada podía transformarse, y teníamos una sociedad donde casi un cuarto de su población carecía de trabajo. Con mucha fuerza, con mucha voluntad, con mucha convicción, y también con el esfuerzo obviamente de todos los argentinos, logramos remontar aquella crisis, porque estoy convencida de que la política es el instrumento más importante para revertir las crisis. Y la economía que no es una ciencia exacta, sino que es también una disciplina social, como lo es la política, debe volver a ser como siempre la hemos concebido, como un instrumento para lograr el bienestar del conjunto de la sociedad. Política y economía entonces no son como nos quisieron a hacer creer en la década de los 90, y fundamentalmente a partir del Consenso de Washington, que los políticos éramos malos administradores y que los economistas eran buenos administradores; miren cómo terminó el mundo en manos de los economistas. Es hora de que la política una vez más se haga cargo de la crisis y lo vamos a hacer lo que estamos convencidos de que tenemos las capacidades para poder construir un mundo mejor, más justo y más equitativo."

martes, 1 de septiembre de 2009

Salón de los Científicos

La presidenta Cristina inauguró hoy el Salón de los Científicos en Casa de Gobierno, y rubricó una un acuerdo entre la ANSES y el Banco de la Nación Argentina para el financiamiento del INVAP.

El amor tiene cara de mujer.

Cristina estuvo en la Casa del Teatro inaugurando las obras prometidas el 19 de mayo pasado y allí el autor Jacinto Pérez Heredia tuvo palabras para con Cristina dignas de escuchar.

http://www.casarosada.gov.ar/playerflv/popup_player.php?id=heredia310809.flv