martes, 30 de noviembre de 2010

Construir en el país como mil escuelas.

Por Roberto Navarro

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inaugurará hoy en San Juan la escuela número 1000 construida por la administración kirchnerista en siete años. Así, el período 2003-2010 se convierte en el segundo de mayor construcción de escuelas en la historia nacional, después del plan quinquenal de Juan Perón entre 1947 y 1951. En los últimos 34 años sólo se habían inaugurado 427 escuelas. El gobierno de Carlos Menem apenas construyó siete; el de Fernando de la Rúa, ninguna. La Secretaría de Obras Públicas, dependiente del Ministerio de Planificación, invirtió 1826 millones de pesos en los mil establecimientos, que brindan educación a más de 500 mil alumnos.

En la misma jornada, pocas horas después, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, inaugurará la escuela 1001 en Córdoba; el ministro de Educación, Alberto Sileoni, cortará la cinta de la escuela número 1002 en Santiago del Estero y el jefe de la cartera económica, Amado Boudou, inaugurará la 1003, en la provincia de Buenos Aires. La escuela número mil se llamará Presidente Néstor Carlos Kirchner.

La escuela que inaugurará hoy la Presidenta se sitúa en la localidad de Campo Afuera, partido del Albardón, en la provincia de San Juan. Es un establecimiento de nivel secundario que el año próximo recibirá a 341 alumnos. El edificio es de 1362 metros cuadrados y cuenta con un laboratorio de informática de 170 metros cuadrados y otro de ciencias y taller de tecnología, de 71 metros cuadrados. La licitación se realizó el 1º de noviembre de 2008, con lo que, con trámites administrativos incluidos, la construcción tardó dos años. El costo de la escuela fue de 3.440.000 pesos.

En 2003 el gasto en educación, consolidado entre la Nación y las provincias, representaba el 3,64 por ciento del PBI; en 2010, representa el 6,02 por ciento. Hace siete años el gasto educativo fue de 14.501 millones de pesos; este año será de 89.924 millones de pesos, un 520 por ciento más. Este presupuesto incluye el dinero administrado por Obras Públicas para la construcción de escuelas. También la compra de las netbooks, realizada por la Anses, para los alumnos secundarios.

Las 1000 escuelas construidas en los últimos siete años se extienden en todo el territorio nacional. En la Secretaría de Obras Públicas informan que la prioridad fue construir más escuelas en los distritos que más las necesitaban. Pero la culminación de las obras tuvo que ver con la voluntad de los gobernadores de cada provincia, ya que las obras se realizan de manera federal, es decir, están en manos de los gobiernos provinciales. De las 1000, 166 se inauguraron en la provincia de Buenos Aires; 123 en Tucumán; 65 en Córdoba y otra cantidad similar en Jujuy. En la ciudad de Buenos Aires sólo se construyeron 4.

En el Ejecutivo afirman que a fines de 2012 habrá 1700 escuelas entre las terminadas y las que estarán en ejecución. Además de los 1800 millones que se destinaron a la construcción de las 1000 escuelas, bajo el marco de la Ley de Educación Técnica Superior, este año se comenzó a ejecutar un presupuesto adicional de 800 millones de pesos para la construcción de escuelas técnicas. Durante los noventa, en el marco de la política de desindustrialización llevada a cabo por el gobierno de Carlos Menem, cerraron 182 escuelas técnicas. El resto no recibió el presupuesto necesario para la adquisición de máquinas nuevas que se adaptaran a las nuevas tecnologías imperantes. Un ejemplo, a treinta años de la creación de los tornos computadorizados para producción de piezas, en la mayoría de las escuelas técnicas se utilizan los antiguos tornos manuales.

En el país funcionan 42.087 escuelas entre establecimientos de enseñanza primaria y secundaria. 31.787 son estatales y 10.300 son privados. A los colegios del Estado asisten 7.523.700 alumnos; a los privados, 2.948.900 alumnos. Según fuentes del Ministerio de Educación, la cantidad de escuelas cubre la demanda escolar. Pero muchas de las escuelas están en pésimas condiciones. Por esa razón, la Secretaría de Obras Públicas también se ocupa de reparaciones en más de 1000 establecimientos.

Si bien la cantidad total de escuelas es suficiente para los actuales jóvenes en edad escolar, la distribución provincial es dispar. Por caso, la provincia de Buenos Aires tiene un 300 por ciento más de jóvenes en edad escolar que la ciudad y cuenta con mil por ciento más de escuelas. Son 16 mil en la provincia y sólo 1580 en la ciudad. La provincia de Tucumán, hundida en la pobreza en los noventa, construyó 123 escuelas nuevas en los últimos siete años y ahora cuenta con 1142 establecimientos, una cantidad, que, según fuentes de Educación, es suficiente para sus 110 mil alumnos.

La construcción de las 1000 escuelas está directamente relacionada con el fuerte incremento del presupuesto de Educación. En 2003, ese monto representaba el 3,64 por ciento del Producto Bruto Interno; en 2006 ya alcanzaba el 4,75 por ciento, y en 2010 es el 6,02 por ciento del PBI. Pero en ese tiempo el Producto creció más de un 70 por ciento. Así el presupuesto educacional, que era de 14.501 millones de pesos en 2003, subió a 31.100 en 2006 y en 2010 es de 89.924 millones.

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, afirma que “las nuevas escuelas, la reparación de otras, los fuertes aumentos salariales que recibieron los maestros en todo el país y otras medidas tomadas en los últimos años mejoraron el nivel educacional del país. Pero los beneficios de esta política se verán a largo plazo, porque los resultados de un cambio como el que se está ejecutando se ven reflejados en su totalidad una década después”. Y agregó: “El Gobierno hizo una apuesta a largo plazo por la educación”.

La inauguración de la escuela número 1000 a cargo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y otras tres por importantes ministros del Ejecutivo será aprovechada hoy para mostrar una arista poco visible de la administración kirchnerista: la política educacional. En su discurso, la Presidenta recordará la situación de los maestros en 2003 y la comparará con la actual. También volverá sobre el tema de la entrega de tres millones de computadoras tipo netbook para alumnos de escuelas estatales. También contará que ya se entregaron más de treinta millones de libros de texto y literarios a alumnos de escuelas primarias y secundarias del Estado.

domingo, 21 de noviembre de 2010

“Pido al pueblo que el Día de la Soberanía sea un símbolo de unidad nacional y de dignidad”


"Hoy les pido que este día sea símbolo de unidad nacional y de dignidad para defender a la Patria. Viva la Patria", exclamó la Jefa de Estado en su discurso, en un marco de fiesta popular en el mismo predio donde hace 165 años atrás se concretó la resistencia nacional en defensa de la Patria.

Al hacer uso de la palabra, la Presidenta dijo: "compatriotas, hoy estamos acá cubriendo una deuda histórica de los argentinos y de su historia: recordar una epopeya como fue la Vuelta de Obligado..., oculta, premeditadamente ocultada desde hace 165 años por la historiografía oficial".

"En este lugar, donde hemos emplazado este monumento histórico, estas cadenas recuerdan a las cadenas que por orden del Brigadier don Juan Manuel de Rozas, el general Lucio Mansilla y sus tropas cruzaron las cadenas en el río para que la flota anglofrancesa no pudiera pasar", recordó.

Asimismo, -continuó- "corrían tiempos en los cuales, como en tantos otros tiempos de nuestra historia de estos 200 años de este bicentenario, potencias extranjeras querían dividir nuestro país y apoderarse de nuestros recursos. Buques de guerra acompañados por buques mercantes -porque en realidad venían en nombre del libre comercio- pretendían transformar este río, nuestro Río Paraná en un río internacional y no en lo que es y siempre será un río de la Nación Argentina".

La Presidenta arribó a San Pedro a las 19:30, donde la esperaba una verdadera fiesta popular, protagonizada por sectores políticos locales y nacionales, representantes de los movimientos sociales del kirchnerismo y militantes y dirigentes de organizaciones gremiales.

También, aguardaron la llegada de la Jefa de Estado funcionarios encabezados por el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y los ministros de Economía, Amado Boudou; de Justicia, Julio Alak; de Trabajo, Carlos Tomada; de Defensa, Nilda Garré; de Educación, Alberto Sileoni; de Industria, Débora Giorgi y de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, entre otros.

En un breve mensaje, Cristina Fernández de Kirchner recordó también que en 1845 los invasores anglofranceses "no solo venían por el río, iban por más, querían también transformar el Río Paraná en internacional, separar a las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones para conformar la república de la Mesopotamia".

"En esos buques no venían solamente ciudadanos ingleses o franceses, venían también ciudadanos de la Confederación Argentina, identificados como unitarios que había emigrado a Montevideo y venían en las mismas naves para invadir su tierra, su Patria", se quejó.

Trazando un paralelo con la actualidad política, la Presidenta dijo que "el otro día leía que esos cañonazos de la Vuelta de Obligado se vienen sucediendo a lo largo de nuestra historia, en esta división de los que amamos y queremos a nuestro país, y de los que muchas veces -sin darse cuenta o dándose cuenta- se convierten en serviles y funcionales a los intereses foráneos".

"La valentía de esos hombres, la decisión de Rozas, la del general Mansilla, soldado con honor.., que al frente de sus tropas comandó la batería de la Vuelta de Obligado, tenía esa gran tarea sabía que no podía impedirlo (la invasión)por la superioridad numérica-militar del invasor, tenía que debilitar a los buques mercantes y por eso las cadenas y mientras no podía pasar eran atacados desde las costas en una verdadera guerra de guerrillas que se dio en este mismo lugar", añadió.

"Tuvieron que rendirse -exclamó la presidenta Cristina- tuvieron que saludar al Pabellón Nacional con 21 cañonazos, pese a que ellos eran muy superiores en tecnología y armamentos. Pero se enfrentaron con militares y pueblo unidos en un solo fusil en un solo cañón... Hoy también quiero hacer mención y homenajear a las mujeres porque aquí también pelearon y resistieron las mujeres de San pedro y de San Nicolás".

En otro tramo de su alocución, la primer mandataria comentó: "hoy queremos rendir un claro homenaje a esas mujeres y a esos hombres que defendieron la Patria. Siempre me pregunto y me preguntaré por qué en la escuela siempre nos han enseñado con muchísimo detalles cada una de las batallas, cada una de las campañas en las que nos permitieron liberarnos del yugo español y sin embargo se ocultó deliberadamente durante dos siglos todas las luchas que se dieron contra otros colonialismos que aún subsisten como por ejemplo en nuestras Islas Malvinas".

"Creo que acá no hay ninguna casualidad..., creo que es la de querer convencernos muchas veces que es imposible luchar por mantener la dignidad nacional. Por eso el mejor homenaje a esos hombres y mujeres en el bicentenario, a 165 años de esa gesta maravillosa, es precisamente entender la necesidad de la unidad nacional, no como un objetivo declarativo sino como un instrumento para lograr definitivamente la construcción de una gran Nación como la soñaron Rozas, San Martín, Belgrano, Moreno, Castelli, Monteagudo, todos los hombres y todas las mujeres que lucharon por esos ideales", reflexionó.

De inmediato, la presidenta respondió -emocionada- al público diciendo "él también, sí, él y muchísimos más menos reconocidos...", cuando le gritaron "Néstor Kirchner luchó por esos ideales".

"Olé, olé... Néstor" cantaban los asistentes al acto, mientras la presidenta decía "tal vez él (por el ex presidente Kichner) representándolos a tantos argentinos que han dado su vida para vivir en una sociedad más justa, más libre, más igualitaria, más democrática y más de todos. Este monumento es para todos los argentinos y es de todos los argentinos".

En esa línea la Jefa de Estado dijo: "En este día quiero convocar a los más de 40 millones de compatriotas y convocarlos a nuevas gestas. Ya no van a ser necesarias las cadenas en el río ni cañones, será necesario despojar de nuestras cabezas las cadenas culturales que durante tanto tiempo nos han atado".

"Quiero saludarlos a todos en este 20 de noviembre, que sea un día símbolo de la unidad nacional, pero también de dignidad y soberanía para defender a la Patria", concluyó.


Fuente TELAM



jueves, 18 de noviembre de 2010

martes, 16 de noviembre de 2010

lunes, 15 de noviembre de 2010

"Vamos a llevar las cosas adelante pese a que haya palos en la rueda."


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ, EN CADENA NACIONAL, DESDE SU DESPACHO EN LA CASA DE GOBIERNO.

Muy buenas tardes: hace poco más de 48 horas he retornado de Corea, de la Reunión del G-20, donde Argentina ha sostenido una vez más sus posiciones muy conocidas en materia de necesidad de mantener la actividad económica a nivel global, a través de la demanda agregada, de la generación de empleo, las cosas que, en fin, hemos hecho aquí en la Argentina y también hemos tenido - junto a Brasil - una posición muy firme en lo que hace a la Ronda de Doha y la defensa de los derechos de los países emergentes a cuidar sus procesos de industrialización y a tener una negociación equitativa entre países en desarrollo y países desarrollados. Realmente estoy muy orgullosa porque la posición del Presidente Lula, junto con la Presidenta de Argentina ha sido muy homogénea y muy firme.

En unos minutos más también vamos a recibir al señor ministro de Agricultura de la República Popular de China y también quisiera comentarles algo porque durante del desarrollo de este G-20, que fue - por lo menos para mí muy especial - recibí el saludo de muchísimos, de todos los Jefes y Jefas de Estado, que estaban allí presentes, como también de los empresarios que formaron parte de la Mesa de Finanzas, que le tocó presidir a la Argentina. pero quiero también rescatar como símbolo de todos esos reconocimientos las palabras y el gesto del Presidente de la República Popular de China, el presidente Hu Jintao, quien realmente cuando se encontró conmigo se lo notó muy conmovido, tan conmovido que terminó conmoviendo a mí y me abrazó y me dijo que lo había conocido y había charlado muchísimo con Néstor, cuando estuvimos la primera vez en China, cuando luego él vino aquí y me dijo: "la verdad que hemos perdido un gran estadista, su esposo era un gran estadista".
La verdad que me sentí muy reconfortada por el reconocimiento de los empresarios y de los Jefes de Estado.

También quiero comentarles que el pasado día martes recibimos, de París, un e-mail, que luego fue confirmado por carta, en cuanto a que el Club de París con quien teníamos y manteníamos una deuda, que fue defaulteada también, como fue toda la deuda soberana argentina, en el año 2001, ha accedido a la posición argentina de negociar la deuda que mantenemos, sin la intervención del Fondo Monetario Internacional.

Todos ustedes saben que la reglamentación del Club de París exige la participación con planes, por parte del Fondo Monetario; finalmente el Club ha accedido a no hacerlo. Finalmente, es buen recalcar que en esa negociación no hay comisiones, ni bancos, ni empresas, ni asesores.

La carta recibida es una carta muy conceptuosa, primero porque habla de una negociación realista y nosotros también coincidimos que la negociación debe ser realista como siempre lo hemos hecho cuando hemos abordado el tema de la renegociación de la deuda.

¿Qué es una negociación realista para la Argentina? Una negociación, un modo de pago, plazos de pago que permitan seguir sosteniendo la actividad y el crecimiento económico con inclusión social. Fue precisamente este modelo - como lo venimos sosteniendo del año 2003 - un modelo de crecimiento económico con inclusión la única manera de que Argentina pueda saldar sus deudas.

Todavía tengo muy presente el tema del discurso que hizo Néstor, en las Naciones Unidas, cuando abordando el tema del endeudamiento en la Argentina, sostuvo que los muertos no pagan, que nadie, ningún muerto pague y por tanto era necesario dejar crecer a la Argentina para poder abordar con seriedad el pago de sus obligaciones. El tiempo le dio la razón; hemos iniciado en el año 2005 un primer canje y hemos culminado exitosamente el canje de los tenedores de deuda privada, en el 2009, y hemos - desde el año en que hemos reestructurado la deuda - pagado puntualmente nuestros vencimientos. El año pasado, inclusive, para darle mayor certeza y obviamente además seguir con las políticas fiscales que permitieron este crecimiento que estamos teniendo este año y lo hicimos a través de la reservas, que bueno costó dolores de cabeza, costó mucha oposición - tanto en el Poder Legislativo, como de ciertos sectores del Poder Judicial - pero finalmente el tiempo nos dio la razón en cuanto a lo certero de haber adoptado esa medida.

Yo creo que precisamente todas estás políticas que ha venido teniendo la Argentina: la reestructuración del 93 por ciento de su deuda, han generado confianza nuevamente en torno a la palabra de la República Argentina, en cuanto a cumplimiento de sus compromisos. Y si Dios quiere y nos ayuda, el año que viene, podemos estar saliendo definitivamente del default si - como yo creo que lo vamos a hacer - arreglamos la deuda con el Club de París.

Fíjense que curioso los argentinos tardaremos entonces, en el año 2011, una década exacta en haber salido del default, una década exacta afuera del mundo, sin embargo, fue solamente un gobierno que duró una semana el que declaró el default. No lo hago con ánimo de reproche, sino simplemente para comparar qué tiempo tan breve lleva la destrucción y qué tiempo tan largo demanda la reconstrucción de lo que se destruye.

Por eso creo que es muy importante esto que hemos logrado porque, además, seguimos sosteniendo que fue durante las décadas que se aplicaron las políticas del Fondo Monetario Internacional en la República Argentina, donde más sufrimos los argentinos.

La carta que vamos a responder de acuerdo con instrucciones que le he dado al señor Ministro de Economía, termina diciendo que esto va a ser muy beneficioso para la Argentina porque va a permitir que las agencias de crédito de los países que integran el Club de París, también retornen a sus operaciones de financiamiento.

Yo quiero agregar que, en realidad, va a ser muy beneficioso para ambos: para los acreedores pero también, no solamente para nosotros, sino también fundamentalmente para ellos. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla: porque muchísimas de las empresas que están hoy en la Argentina son filiales, precisamente, de esas empresas y reciben por parte de esta política, de este proyecto económico argentino, beneficios fiscales, laborales, financieros, crediticios. Y si no, miren el caso clásico del ejemplo del préstamo que le dimos a General Motors, cuya casa matriz está en los Estados Unidos, y Estados Unidos es, precisamente, uno de los países acreedores del Club de París.
Por lo tanto, creo que las dos cuestiones básicas que va a tener que abordar el señor Ministro de Economía en su negociación donde, reitero, no intervienen empresas, no intervienen bancos, no se pagan comisiones ni derechos de ninguna naturaleza porque son negociaciones de Estado a Estado que se realizan a través de la figura del Club de París, son: primero, que la forma de pago no restringe ni crea restricciones al modelo de crecimiento económico con inclusión social porque esa ha sido, precisamente, la gran garantía y la gran posibilidad de la Argentina en su mercado interno pero también de la Argentina hacia el exterior para poder pagar sus deudas.

Finalmente, también quiero abordar una cuestión que es importante y que es la sanción del Presupuesto de la República Argentina, no del Gobierno de la República Argentina, del Estado argentino.

De acuerdo con las posiciones que uno ha podido esbozar y ver y desarrollar en la oposición, lo más probable es que o no tengamos Presupuesto este año o bien quieran imponernos, por primera vez en la historia, el Presupuesto de la oposición y no el del Gobierno que es el que tiene que llevar adelante la ejecución de las políticas de su proyecto y de sus políticas en general que, es bueno decirlo también, no han sido nada malas, sino que han sido exitosas en estos años de crecimiento. Hemos cumplimentado en estos 200 años de historia el crecimiento más importante desde 2003 a la fecha.

Pero también quiero decirles a los argentinos y llevarles la tranquilidad que yo no voy a polemizar con la oposición porque creo que mi obligación es la de gobernar, gestionar y garantizarles a los más de 40 millones de argentinos que las cosas van a seguir yendo bien. Y créanme que lo vamos a hacer porque el sistema jurídico vigente cuenta con todos los instrumentos para que, si no tenemos Presupuesto o se intenta poner políticas que realmente han llevado al fracaso a la Argentina, nosotros, dentro del marco de la ley, dentro del marco de la Constitución, vamos a utilizar esos instrumentos que nos sigan garantizando el crecimiento.

Vamos a profundizar en la política de desendeudamiento; esta negociación que vamos a comenzar con el Club de París sería, digamos, la definición total.

Digamos también que la deuda es una deuda, como todas las que hemos venido pagando, tanto en el sector externo como en el interno, que ha tenido origen o que se han cobrado durante otras gestiones. No hay ninguna deuda que haya sido contraída durante nuestra gestión. Esto se suma a las dos reestructuraciones que hicimos en 2005 y en 2009, al pago de la pacificación asimétrica, al pago de la devolución de los depósitos, al rescate de las cuasimonedas de varias provincias, en fin, a todo lo que constituyó lo que podemos denominar la tragedia económica, social y política que hizo que Argentina implosionara en el 2001.

Solamente quiero llevarles a todos la tranquilidad, la serenidad y la responsabilidad de que vamos a llevar las cosas adelante pese a que haya palos en la rueda, pese a que por primera vez en la República Argentina, no solamente haya una Presidenta que no tiene por primera vez facultades administrativas delegadas, sino que soy la primera Presidenta que gobierna la República Argentina desde 1983 a la fecha sin facultades administrativas, de administración, no especiales, delegadas. Todos los demás gobiernos lo hicieron. Tal vez también sea la primera Presidenta que gobierne sin Presupuesto. Otros presidentes lo hicieron, pero no porque se los impidiera el Parlamento, sino porque no presentaban el Presupuesto o bien porque se intente imponer un Presupuesto que responda a políticas que le han hecho mucho daño a la Argentina.

Yo no voy, reitero, a polemizar, no me voy a enojar, simplemente voy a actuar con toda la responsabilidad que les dije a ustedes hace ya dos semanas que lo iba a hacer y lo voy a seguir haciendo porque es mi obligación como Presidenta de todos los argentinos.
Muchas gracias.

lunes, 1 de noviembre de 2010

" Siento otra gran responsabilidad que es la de hacer honor a su memoria y hacer honor a su gobierno que transformó y cambió el país."


Son las 17:40 horas del día lunes, en unos instantes más voy a recibir las cartas credencias de nuevos embajadores en la República Argentina, un día más de gestión de gobierno pero evidentemente un día diferente en mi vida, que como todos saben cambió en forma definitiva.

He leído o escuchado que este es mi momento más difícil, en realidad es otra cosa, es mi momento más doloroso. El dolor es algo diferente a las dificultades o a las adversidades. Yo he tenido en mi vida política o en mi gobierno, en particular, muchísimas dificultades y muchísimas adversidades, pero el dolor es otra cosa... es el dolor más grande que he tenido en mi vida, es la pérdida de quien fue mi compañero, durante 35 años, compañero de vida, de lucha, de ideales. Una parte mía se fue con él, está en Río Gallegos. Pero no es este un momento para utilizar la cadena nacional para terapia emocional, sino para agradecer. Yo quería dedicar estos pocos y breves minutos para agradecer a todos y a todas, a todos los hombres y mujeres que se movilizaron, que quisieron verlo, que quisieron despedirlo, que rezaron por él, que lloraron por él, que no pudieron llegar tal vez acá porque vivían lejos pero se reunieron en otros lugares, que me entregaron rosarios; los rosarios de él los tengo todos, colgados en mi casa, de Río Gallegos; agradecerles las flores y las cartas; las camisetas de Racing, que él adoraba, hasta también las otras camisetas que me regalaron que eran de otros clubes, pero igual a él el fútbol les gustaba mucho y las banderas también que me entregaron.

Yo quiero agradecer mucho esa inmensa y formidable muestra de cariño y de amor, que él se la merecía. No voy a tener falsa humildad porque como decía una dirigente muy importante, que ya falleció: "hay que ser muy grande para ser humilde" y yo no soy grande, así que no voy a ser humilde, simplemente voy a decir que él se lo merecía y permítanme agradecerles en forma especial a las decenas, a las decenas de miles y miles de jóvenes que cantaron y marcharon con dolor y con alegría, cantando por él, por la patria.

Quiero decirles a todos esos jóvenes que en cada una de esas caras yo vi la cara de él cuando lo conocí, ahí estaba el rostro de él exacto. Y decirles a esos jóvenes que tienen mucha más suerte que cuando él era joven, porque están en un país mucho pero mucho mejor, en un país que no los abandonó, en un país que no los condenó ni persiguió. Al contrario, en un país que los convocó, en un país que los ama, que los necesita, en un país que vamos a seguir haciéndolo distinto entre todos.

Y a los millones y millones de argentinos -que parece que somos más de cuarenta millones porque además tuvimos la suerte de que él nos debe de haber ayudado ya que el Censo salió muy bien- quiero decirles que siempre he tenido un gran sentido de la responsabilidad en todas las funciones que he cumplido, cuando fui legisladora provincial, cuando fui legisladora nacional y, más aún, como Presidenta porque siento que de mí depende la suerte de todos los argentinos.


Pero déjenme decirles que desde este miércoles, además de esa inmensa responsabilidad que siempre sentí y ejercí con mucho amor, con mucho corazón, con mucha convicción, con mucha pasión, siento otra gran responsabilidad que es la de hacer honor a su memoria y hacer honor a su gobierno que transformó y cambió el país.


Muchas gracias a todos por todo.