domingo, 5 de julio de 2009

Cristina participa en la OEA para restaurar la democrácia en Honduras.


Cristina expuso ante la Asamblea Extraordinaria de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que tuvo lugar en Washington y dónde se abordó el análisis de la situación generada en Honduras a partir del golpe de Estado contra el presidente constitucional Manuel Zelaya. La Asamblea decidió suspender al gobierno de Honduras como consecuencia de la interrupción del orden constitucional en ese país, y reclamar la urgente restitución del mando del presidente electo.
En el cónclave, hizo uso de la palabra la Jefa de Estado argentina, quien afirmó que en el Golpe de Estado ""hay otros intereses, que tal vez quieran torcer el rumbo que ha comenzado a tomar el conjunto de la América, como por ejemplo en Trinidad y Tobado donde pudimos comenzar a dialogar, a tener una relación diferente", señaló la Presidenta.
Para la Mandataria, el ataque no está dirigido exclusivamente contra el presidente Zelaya, sino que "tal vez sea la estrategia más fina, más profunda que no solamente involucra a que quien tal vez en su país quiere seguir con un modo de no distribución del Ingreso". "Creo que también se intenta frustrar una política diferente para el conjunto de América de todos lo países que conformamos la América", manifestó Cristina Fernández", para agregar enseguida que en la madrugada del golpe "secuestraban algo más que a un presidente, estaban secuestrando la restauración democrática en AméricaLatina".
Por otra parte, Cristina Fernández consideró que el golpe "ponen en tela de juicio los avances que hemos comenzado a tener" a partir en un cambio de administración en Estados Unidos. "Todos sentimos que se inciaba una nueva etapa que venía a profundizar el proceso de restauración democrática y a construir una articulación diferente entre lo que fue Estados Unidos y el resto de las Américas", expresó la Mandataria.
Por otro lado, Cristina Fernández afirmó que "restituir las cosas a su lugar no va a ser solamente un acto de justicia con el presidente de Honduras y con el respeto irrestricto a los Derechos Humanos sino la posibilidad de continuar y profundizar un cambio que comenzó a partir de Trinidad y Tobago", con la derogación de la expulsión de Cuba de la OEA.

2 comentarios:

Faustina dijo...

Compañeras y compañeros,

¿Y si vamos todos a esperar a la Presidenta Coraje, el día que regrese de su misión, como dice la editorial de abajo?

Hagamos correr la propuesta sugerida en el último renglón de esta nota editorial. Permanezcamos todos en contacto.





La América Latina en rebeldía

*Jorge Giles

(Publicado el domingo 5 de Julio de 2009 en El Argentino)



Arde Honduras, territorio avasallado de América Latina.

Arde la democracia. Arde la memoria colectiva de los pueblos.

Como si no bastaran la sangre derramada, los centenares de miles de desaparecidos, los torturados, los asesinados, la república perdida.

Como si no bastara tanta vida trunca, los gorilas blindados, con sus tanquetas y metrallas, volvieron a través de Honduras para imponer sus oscuros propósitos.

Propósitos que nunca serán mejores y más dignos que los que defienden los pueblos.

Propósitos que son una mezcla sucia de dinero, de poder concentrado, de latifundio, de narcotráfico cruzándolos por el medio, de políticas militaristas y de ajustes neoliberales.

Un golpe militar, el pasado domingo, secuestró al presidente democrático Manuel Zelaya.

Lo pusieron en un avión y en plena madrugada lo expulsaron de Honduras.

La OEA, Organización de Estados Americanos, con la presidencia de su Asamblea a cargo del canciller argentino, Jorge Taiana, y la presencia de su Secretario General Miguel Insulza en el país centroamericano, buscó intensamente el dialogo pero se encontró con el fanatismo salvaje de los golpistas y la complicidad con ellos de políticos de derecha, altos jerarcas del poder judicial y de la iglesia católica.

Los golpistas y sus secuaces atrasaron 30 años el reloj de América. Es claramente un golpe contra los nuevos tiempos que corren en el continente y en el mundo. Pareciera ser incluso, un golpe contra Barack Obama, como sostienen algunos respetados analistas y dirigentes políticos.

La represión es brutal. La resistencia popular hondureña, ocupa legítimamente las calles de los pueblos y los campesinos llegan hasta Tegucigalpa para defender la democracia y a su legítimo Presidente.

Cristina, la Presidenta de todos los argentinos, está en el medio de la disputa. Con la misma actitud y coraje con que acudió el día que acorralaron a Evo Morales y la democracia boliviana y ella salió a empujar una urgente reunión de UNASUR para salvar a Bolivia del pasado oprobioso de los golpistas del fascismo local. Con esa misma pasión americana, hoy está junto al pueblo de Honduras.

En honor a su coraje y patriotismo latinoamericano, tendrían que ser muchos los argentinos que concurran a esperarla cuando regrese de Honduras.



(La nota continua)


correodelsur@fibertel.com.ar

Faustina dijo...

Compañeras y compañeros,
¿Y si vamos todos a esperar a la Presidenta Coraje, el día que regrese de su misión, como dice la editorial de abajo?

Hagamos correr la propuesta sugerida en el último renglón de esta nota editorial. Permanezcamos todos en contacto.





La América Latina en rebeldía

*Jorge Giles

(Publicado el domingo 5 de Julio de 2009 en El Argentino)



Arde Honduras, territorio avasallado de América Latina.

Arde la democracia. Arde la memoria colectiva de los pueblos.

Como si no bastaran la sangre derramada, los centenares de miles de desaparecidos, los torturados, los asesinados, la república perdida.

Como si no bastara tanta vida trunca, los gorilas blindados, con sus tanquetas y metrallas, volvieron a través de Honduras para imponer sus oscuros propósitos.

Propósitos que nunca serán mejores y más dignos que los que defienden los pueblos.

Propósitos que son una mezcla sucia de dinero, de poder concentrado, de latifundio, de narcotráfico cruzándolos por el medio, de políticas militaristas y de ajustes neoliberales.

Un golpe militar, el pasado domingo, secuestró al presidente democrático Manuel Zelaya.

Lo pusieron en un avión y en plena madrugada lo expulsaron de Honduras.

La OEA, Organización de Estados Americanos, con la presidencia de su Asamblea a cargo del canciller argentino, Jorge Taiana, y la presencia de su Secretario General Miguel Insulza en el país centroamericano, buscó intensamente el dialogo pero se encontró con el fanatismo salvaje de los golpistas y la complicidad con ellos de políticos de derecha, altos jerarcas del poder judicial y de la iglesia católica.

Los golpistas y sus secuaces atrasaron 30 años el reloj de América. Es claramente un golpe contra los nuevos tiempos que corren en el continente y en el mundo. Pareciera ser incluso, un golpe contra Barack Obama, como sostienen algunos respetados analistas y dirigentes políticos.

La represión es brutal. La resistencia popular hondureña, ocupa legítimamente las calles de los pueblos y los campesinos llegan hasta Tegucigalpa para defender la democracia y a su legítimo Presidente.

Cristina, la Presidenta de todos los argentinos, está en el medio de la disputa. Con la misma actitud y coraje con que acudió el día que acorralaron a Evo Morales y la democracia boliviana y ella salió a empujar una urgente reunión de UNASUR para salvar a Bolivia del pasado oprobioso de los golpistas del fascismo local. Con esa misma pasión americana, hoy está junto al pueblo de Honduras.

En honor a su coraje y patriotismo latinoamericano, tendrían que ser muchos los argentinos que concurran a esperarla cuando regrese de Honduras.



(La nota continua)