miércoles, 21 de octubre de 2009

Aguante Milagro


Ladran Sancho, señal que cabalgamos.
Cada vez que escucho o leo declaraciones del cipayo Morales, me da una bronca y siento ganas de mandarlo al demonio, pero enseguida reflexiono y sigo el consejo de Cristina, no hay que entrar en el juego de los agravios, solo hay que debatir ideas.
Y, como no hay nada peor que una injusticia, desde este humilde lugar quiero mandarle un gran abrazo a esta pequeña gran mujer, Milagro Salas, que luchando contra la corriente desde los nefastos 90, ha logrado metas titánicas para el bien de su gente, nuestra gente.
La idea era nombrar las obras que la organización Tupac Amaru lleva realizadas, pero son tantas que la lista sería interminable, miles de viviendas, centros comunitarios, jardines, escuelas primarias y secundarias, centros de salud, fábricas, guarderías, centros de recreación, en fin miles de obras y todas con un solo fin la justicia social.
Elegí una imagen que sintetiza la verdadera justicia social, la felicidad de los niños. Se imaginan cuanto habrán soñado estos pibes de la puna jujeña ese día y ver que ahora es realidad a solo metros de sus nuevas casas.

2 comentarios:

Andreika dijo...

Realmente Morales es repugnante. Todos debemos apoyar a Milagros frente a la ofensiva de este miserable, que si tuviera algo de dignidad se debería haber retirado de la política después del desastroso gobierno de De la Rúa.

Hermanos Dios (Mayor) dijo...

Hermoso el blog, compañera.

Felicitaciones y a no aflojar.